Bodega Altupalka | Historia de Altupalka
Bodega Altupalka, vinos de extrema altura en los Valles Calchaquies de Salta, Argentina.
bodega altupalka, valles calchaquies, salta, argentina, malbec malbec, malbec extremo, sauvignon blanc, martorell
15084
page,page-id-15084,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-5.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive

Historia de Altupalka

historiaCorría el año 2007 y aún no habíamos encontrado el terreno que durante cuatro años habíamos estado buscando. Teníamos la idea de hacer una casa con jardín y dos hectáreas de viñas en los valles calchaquíes. Empezamos a ver algo un poco más grande, y justo en ese momento nos ofrecieron una fracción del valle de Carreras en la finca Tacuil.  El encanto que tiene ese particular valle a 2500 metros rodeado de montañas imponentes hizo que cambiara inmediatamente el rumbo del proyecto; era una oportunidad que no se podía dejar pasar, la de hacer un vino de primera calidad, y esa idea nos sedujo. Claramente el proyecto no era el mismo y, todavía no lo sabíamos, pero nuestra vida tampoco. Pudimos comprar 100 hectáreas: 20 son aptas para viñedos, con suelos de arenas graníticas totalmente libres de sales; lo demás son cerros, y además cuenta con una antigua represa.

Con el asesoramiento de Raúl Dávalos (h) y de Daniel Ibarguren, ambos ingenieros agrónomos, empezamos a estudiar que lo que debíamos hacer. En un primer viaje a Mendoza para conocer viveros y ver la disponibilidad de plantas, volvimos con la idea de plantar en alta densidad; nos parecía que un lugar tan especial se merecía un viñedo único.

Hoy Altupalka tiene once hectáreas de Malbec (7.400 plantas/ha) y dos hectáreas de Sauvignon Blanc (5.400 plantas/ha). Para poder regar, tuvimos que trabajar en la represa duplicando su volumen y profundidad, lo cual nos permite regar por goteo sin utilizar ningún motor, solo por gravedad, ya que no contamos con energía eléctrica.

Mientras planeábamos qué hacer con este nuevo proyecto, apareció una segunda oportunidad: mi amigo Rodolfo Lávaque me ofrecía una tierra en una zona privilegiada de Cafayate, en el camino a Yacochuya. Era muy difícil resistir a la tentación: cuarenta hectáreas en una de las mejores zonas de Cafayate. La tarea se duplicó, sobre todo porque luego de hacer un desmonte manual y de construir un pozo de 220 metros de profundidad, que cambiaría definitivamente la fisonomía de este desierto, aparecieron ellas: las piedras. A partir de ese momento, fueron casi dos años de batalla hasta dejar el suelo en condiciones de recibir la vida, que venía en forma de barbechos de vid.

Actualmente, en ese lugar hay once hectáreas de Malbec en alta densidad (5400 planta/ha) y nueve hectáreas de Torrontés en parral.  Esta, que parecía la finca más fácil por su proximidad a Cafayate, resultó ser sumamente difícil de plantar, aunque ahora su manejo es más sencillo. ¿La casa? ¡Bien, gracias! Este proyecto, que estaba destinado al descanso y al dolce far niente, se convirtió en un proyecto lleno de pasión y de muchísimo trabajo. En el año 2014 presentamos nuestros primeros vinos en los salones de vinos de altura en Salta, Córdoba y Buenos Aires, y también iniciamos su comercialización. Estos son: Altupalka Malbec Extremo, Altupalka Malbec-Malbec y Altupalka Sauvignon Blanc Extremo.

Es muy importante destacar el apoyo de toda la familia; sin cada uno de ellos, esto no hubiera sido posible. Mis padres, Ricardo y Graciela, incondicionales en su apoyo; Luciana, mi esposa; y mis cuatro hijos, Sofía, María, Lucía Y Alejandro comprometidos con el proyecto cada uno con sus profesiones y habilidades.