Este 2014 sin dudas fue un año complejo para la industria vitivinícola. En el plano exportador, tras la devaluación, que les permitió a las bodegas exportadoras recuperar algo de competitividad, sobrevinieron las subas de costos que terminaron neutralizando su efecto.

Ver nota completa

Deja una respuesta

Scroll hacia arriba