Desafiando la altura como ninguna otra bodega y abriéndose por senderos entre las montañas, este joven proyecto lleva el concepto “extremo” a otro nivel. ¿El resultado? Dos Malbec y un Sauvignon Blanc que salen de lo convencional y que muestran el ADN salteño a flor de piel

Ver nota completa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba