Es una lista caprichosa. Pero no tanto… Lo que viene aquí abajo son diez vinos geniales, destacables (y destacados, en su mayoría, por la crítica internacional), pensados para ser bebidos y disfrutados, y no para ser degustados ni catados, pero que a la vez permiten tener un rápido panorama de hacia dónde va el vino argentino de alta gama.

Ver nota completa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba