Siempre se puede ir un poco más arriba. Así lo demostró la Bodega Altupalka, que con una cena en la vinoteca “Lo de Joaquín Alberdi”, presentó ante la prensa especializada sus vinos de extrema altura producidos en Molinos y en Cafayate, en fincas ubicadas a 2.590 y a 1.750 metros sobre el nivel del mar respectivamente.

Ver nota completa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba